Libros

A todos los que sienten con alma de nación, y aman a Cuba y a sus muchos héroes y heroínas, entre quienes Antonio Maceo Grajales ocupa un lugar relevante en nuestra historia y en nuestros corazones.

La presente compilación recoge en síntesis el surgimiento y desarrollo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, por lo cual se convierte en un merecido homenaje a los héroes de aquella gesta y a sus continuadores, en especial, al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz quien sigue y seguirá siendo Fidel para los cubanos y sus amigos en todo el mundo.

 

Como se podrá apreciar durante la lectura, el libro está estructurado en seis capítulos que se corresponden con cada etapa transcurrida, donde hacen alusión a ciertos acontecimientos de la vida económica, política y social del país, con el propósito de aportar conocimientos y ubicar al lector en el contexto en el que se desenvolvieron misiones y tareas propias de las FAR, las que se encuentran expuestas de manera cronológica. Además, posee en cada capítulo imágenes que ayudarán a visualizar los principales sucesos y sus protagonistas.

En estas páginas el lector podrá revivir los cinco días y cuatro noches de viaje por trece ciudades capitales y decenas de poblados y bateyes que recorrió la Caravana que trasladó las cenizas del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, desde La Habana hasta Santiago de Cuba, donde reposan eternamente. Crónica contada desde la visión periodística de sus autores, quienes junto al pueblo cubano fueron testigos de un suceso que nunca había vivido la nación, y que tal vez jamás vuelva a suceder en Cuba.

Como homenaje a las familias que se entregaron a la causa revolucionaria y fueron ejemplo de generosidad y espíritu de sacrificio, nació el texto Los Rodiles. Pasión de siempreviva.

Su autora, María de las Nieves Galá León, nos narra la historia de unos guantanameros de raíces mambisas, quienes por convicción, tradición y consanguineidad, se integraron de manera directa o indirecta al  Ejército Rebelde, específicamente al Segundo Frente Oriental Frank País.

Para hilvanar el pasado, Galá León utilizó entrevistas, consultas bibliográficas y recuerdos de amigos como Elia Rodiles Planas. Ello le permitió revivir calles, casas, amistades, olores, rincones que después se convierten en “personajes de estos pasajes intensos y valiosos, de una etapa crucial en la vida de todos los cubanos” y a modo de crónica, toca el alma de los lectores.

“Es un libro útil”, aseveró en el prólogo el General de Ejército Raúl Castro Ruz, “porque aborda facetas poco conocidas de la historia y, a través de hechos relatados con objetividad, muestra el heroísmo que caracterizó a tantas personas sencillas, surgidas del seno del pueblo.

Asimismo, prologuista y autora resaltan los ideales de justicia, honradez, entereza, patriotismo y dignidad de los protagonistas, entre quienes se encuentran el hoy General de División (r) Samuel Rodiles Planas, Héroe de la República de Cuba, sus hermanas y hermanos, padres y otros de sus allegados, comprometidos con nuestro proceso histórico.

El relato expandido del tiempo devuelve el protagonismo de Fidel Castro Ruz  en instantes evocadores de la historia revolucionaria de la nación cubana. la iconografía captada por Jorge Valiente López ilustra los valores de un líder de pensamiento perteneciente al devenir futuro.

Noventa escalones para ascender a la cima de una vida dedicada a los demás, a Cuba, a su América, a la humanidad.

Era solo un niño y se manifestó en defensa de su dignidad.

Era solo un joven y se pronunció contra la corrupción que imperaba entonces en la Universidad habanera y en toda la sociedad cubana.

Era solo un joven cuando hizo repicar de nuevo la campana de la Demajagua para que los estudiantes y la juventud, del país y del planeta, reclamaran los derechos de quienes se saben con razones e ideales suficientes.

Era solo un joven cuando hizo desbordarse en nuestras calles un mar de cubanas y cubanos en la Marcha de las Antorchas.

Era solo un joven, cuando a la cabeza de un centenar de combatientes se propuso alcanzar el cielo por asalto y librar su tierra de la tiranía.

Era ya un líder cuando comprendió la necesidad de reclamar los derechos de cada cubano con las armas en la mano.

Era ya un líder cuando al frente de los barbudos protagonizó la Caravana de la Libertad.

Era ya un líder cuando se convirtió desde ayer y para siempre en conductor de nuestro pueblo y figura de talla mundial.

Por eso, es él en cada niño, joven, hombre o mujer que le imita, que le sigue, que le ama, que expresa “Yo soy Fidel”… Porque son grandes, desde que nacen, aquellos que con sus nombres escriben millones de historias en solo tres palabras: justicia, dignidad, libertad.

Rafaela Valerino Romero

Páginas