Libros

La presente compilación recoge en síntesis el surgimiento y desarrollo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, por lo cual se convierte en un merecido homenaje a los héroes de aquella gesta y a sus continuadores, en especial, al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz quien sigue y seguirá siendo Fidel para los cubanos y sus amigos en todo el mundo.

 

Como se podrá apreciar durante la lectura, el libro está estructurado en seis capítulos que se corresponden con cada etapa transcurrida, donde hacen alusión a ciertos acontecimientos de la vida económica, política y social del país, con el propósito de aportar conocimientos y ubicar al lector en el contexto en el que se desenvolvieron misiones y tareas propias de las FAR, las que se encuentran expuestas de manera cronológica. Además, posee en cada capítulo imágenes que ayudarán a visualizar los principales sucesos y sus protagonistas.

Al compañero, al amigo, al amante de la cultura y el deporte, al impulsor de la ciencia, al líder excepcional, lo encontraremos en los 14 testimonios que aquí se ofrecen. Historias de cubanos a los que Fidel les cambió la vida, historias de las que hay millones en el mundo y que es nuestro objetivo recopilar para, a través de ellas, contar la historia de un pueblo, mientras estemos conversando sobre Fidel Castro.

Noventa escalones para ascender a la cima de una vida dedicada a los demás, a Cuba, a su América, a la humanidad.

Era solo un niño y se manifestó en defensa de su dignidad.

Era solo un joven y se pronunció contra la corrupción que imperaba entonces en la Universidad habanera y en toda la sociedad cubana.

Era solo un joven cuando hizo repicar de nuevo la campana de la Demajagua para que los estudiantes y la juventud, del país y del planeta, reclamaran los derechos de quienes se saben con razones e ideales suficientes.

Era solo un joven cuando hizo desbordarse en nuestras calles un mar de cubanas y cubanos en la Marcha de las Antorchas.

Era solo un joven, cuando a la cabeza de un centenar de combatientes se propuso alcanzar el cielo por asalto y librar su tierra de la tiranía.

Era ya un líder cuando comprendió la necesidad de reclamar los derechos de cada cubano con las armas en la mano.

Era ya un líder cuando al frente de los barbudos protagonizó la Caravana de la Libertad.

Era ya un líder cuando se convirtió desde ayer y para siempre en conductor de nuestro pueblo y figura de talla mundial.

Por eso, es él en cada niño, joven, hombre o mujer que le imita, que le sigue, que le ama, que expresa “Yo soy Fidel”… Porque son grandes, desde que nacen, aquellos que con sus nombres escriben millones de historias en solo tres palabras: justicia, dignidad, libertad.

Rafaela Valerino Romero

Una cuestión que distingue el pensamiento político del mayor general Antonio Maceo Grajales es su constante advertencia ante el peligro que representaba el interés de Estados Unidos por Cuba y el riesgo que esto significaba para el futuro de nuestro pueblo.

Múltiples fueron sus manifestaciones durante la Tregua Fecunda y, entre ellas, cuando los preparativos del Plan Gómez Maceo (1884-1886), uno de los movimientos revolucionarios más importantes del periodo, que le permitió valorar la naturaleza de los americanos, la cual puso en evidencia al conocer el fracaso de las gestiones para la adquisición de armas, debido al incumplimiento de estos con el coronel Fernando López Queralta, asunto acerca del cual expresó en carta a Federico Pérez Carbó el 20 de febrero de 1886:

V. confió en las promesas que le hicieron y que le daban su apariencia y relaciones en el asunto sin contar con que los americanos son hombres sin honra comercial, que no hay más dignidad y amor propio que el dinero para ellos, los compromisos para ellos no existen.1

1 Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales (SCEHI): Antonio Maceo. Ideología Política: Cartas y otros documentos, vol. I, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1998, p. 239.

Para entender este libro, basta con analizar un hecho en particular, y el resto de las páginas —lo confieso—, solo sería una reiteración, una especie de “déjà vu”, de algo que se repite y se repite, aunque cambie de idioma, de país, y hasta de gobierno.

La Revolución comienza ahora, nacida de la pluma de Georgina Leyva Pagán. El volumen, bajo el sello de la Casa Editorial Verde Olivo, ofrece al público lector un recuento histórico orientado por el Líder Histórico a la autora.

Armado con una prosa sincera y limpia, el texto constituye un viaje indispensable por los primeros días del triunfo. Esta Revolución comienza, se renueva y vence todos los días.

Páginas