Libros

Tiembla el Ogaden es un título muy bien pensado. Artilleros, tanquistas, pilotos, infantes, asesores, traductores, especialistas de cifras, trabajadores de la salud propiciaron vibrar la tierra e imponer el respeto de quienes luchan por una verdad, en los más complejos teatros de operaciones militares, donde se hicieron «malabares» para que cada hombre y medio de lucha estuvieran en total disposición combativa en todo momento.

Al compañero, al amigo, al amante de la cultura y el deporte, al impulsor de la ciencia, al líder excepcional, lo encontraremos en los 14 testimonios que aquí se ofrecen. Historias de cubanos a los que Fidel les cambió la vida, historias de las que hay millones en el mundo y que es nuestro objetivo recopilar para, a través de ellas, contar la historia de un pueblo, mientras estemos conversando sobre Fidel Castro.

Los maestros serán mañana los mejores soldados de la libertad. Hay que sembrar de escuelas la tierra que libremos de la opresión y empezar desde ahora la obra.

Fidel Castro Ruz (Carta a la maestra Nancy Reyes, 16 de noviembre de 1957.)

Como homenaje a las familias que se entregaron a la causa revolucionaria y fueron ejemplo de generosidad y espíritu de sacrificio, nació el texto Los Rodiles. Pasión de siempreviva.

Su autora, María de las Nieves Galá León, nos narra la historia de unos guantanameros de raíces mambisas, quienes por convicción, tradición y consanguineidad, se integraron de manera directa o indirecta al  Ejército Rebelde, específicamente al Segundo Frente Oriental Frank País.

Para hilvanar el pasado, Galá León utilizó entrevistas, consultas bibliográficas y recuerdos de amigos como Elia Rodiles Planas. Ello le permitió revivir calles, casas, amistades, olores, rincones que después se convierten en “personajes de estos pasajes intensos y valiosos, de una etapa crucial en la vida de todos los cubanos” y a modo de crónica, toca el alma de los lectores.

“Es un libro útil”, aseveró en el prólogo el General de Ejército Raúl Castro Ruz, “porque aborda facetas poco conocidas de la historia y, a través de hechos relatados con objetividad, muestra el heroísmo que caracterizó a tantas personas sencillas, surgidas del seno del pueblo.

Asimismo, prologuista y autora resaltan los ideales de justicia, honradez, entereza, patriotismo y dignidad de los protagonistas, entre quienes se encuentran el hoy General de División (r) Samuel Rodiles Planas, Héroe de la República de Cuba, sus hermanas y hermanos, padres y otros de sus allegados, comprometidos con nuestro proceso histórico.

Obama y el "nuevo enfoque" de política hacia Cuba

El Dr. Elier Ramírez nos propone nueve ensayos, surgidos al calor de lo acontecido en las relaciones Estados Unidos-Cuba desde lo históricos anuncios del 17 de diciembre de 2014, donde establece en sus análisis esa conexión dialéctica imprescindible: pasado, presente y futuro. A pesar de haber sido escritos en una conyuntura muy determinada constituyen fuente de información para cualquier estudio futuro sobre lo ocurrido e las relaciones entre Washington y La Habana en los años 2015 y 2016.

Noventa escalones para ascender a la cima de una vida dedicada a los demás, a Cuba, a su América, a la humanidad.

Era solo un niño y se manifestó en defensa de su dignidad.

Era solo un joven y se pronunció contra la corrupción que imperaba entonces en la Universidad habanera y en toda la sociedad cubana.

Era solo un joven cuando hizo repicar de nuevo la campana de la Demajagua para que los estudiantes y la juventud, del país y del planeta, reclamaran los derechos de quienes se saben con razones e ideales suficientes.

Era solo un joven cuando hizo desbordarse en nuestras calles un mar de cubanas y cubanos en la Marcha de las Antorchas.

Era solo un joven, cuando a la cabeza de un centenar de combatientes se propuso alcanzar el cielo por asalto y librar su tierra de la tiranía.

Era ya un líder cuando comprendió la necesidad de reclamar los derechos de cada cubano con las armas en la mano.

Era ya un líder cuando al frente de los barbudos protagonizó la Caravana de la Libertad.

Era ya un líder cuando se convirtió desde ayer y para siempre en conductor de nuestro pueblo y figura de talla mundial.

Por eso, es él en cada niño, joven, hombre o mujer que le imita, que le sigue, que le ama, que expresa “Yo soy Fidel”… Porque son grandes, desde que nacen, aquellos que con sus nombres escriben millones de historias en solo tres palabras: justicia, dignidad, libertad.

Rafaela Valerino Romero

Páginas