Combate cuerpo a cuerpo KIOKSUL

03 de Mayo de 2021

Combate cuerpo a cuerpo KIOKSUL.

 

Diariamente, el sargento de primera profesional Sergio Soto Torres camina descalzo por terrenos irregulares como parte de su entrenamiento para fortalecer las plantas de los pies. Él es maestro, cinturón negro segundo nivel, en el sistema de combate militar Kioksul y les exige a sus alumnos realizar el mencionado ejercicio.

 

Esta modalidad de pelear, creada a partir de un conjunto de conocimientos que conjuga varias técnicas y procedimientos específicos de las diferentes artes marciales, constituye un proceso encaminado a dotar al combatiente de habilidades y capacidades para el enfrentamiento; además le desarrolla en la personalidad la adaptación sicológica y funcional para enfrentar situaciones difíciles durante las misiones, en tiempo de guerra o paz.

 

El Kioksul, surgido en la República Popular Democrática de Corea, comenzó a practicarse en nuestro país a principio de 1960 con asesores de la nación asiática y miembros seleccionados del Ministerio del Interior. Los avances demostrados con el paso de los años propiciaron que la jefatura de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) determinara su instrucción dentro de ellas.

 

Bajo la supervisión de especialistas militares coreanos, en 1990 se  realizaron los dos primeros cursos básicos de instructores y, posteriormente, uno de Maestro, estos fueron impartidos en la Brigada Móvil de Tropas Especiales (BMTE) con personal seleccionado de todo el país. Después, el proyecto llegaría al resto de las unidades con estas características.

 

Sergio Soto, quien también es instructor de Preparación Física de Infantería y Deportes de la Escuela Nacional de Combatientes de las Tropas Especiales, explicó que Kioksul, traducido al español, significa talento y técnica para el combate; mediante el cual se aprende a atacar las partes vulnerables del cuerpo humano para neutralizar al oponente.

 

Según el capitán Daniel Mosqueda Zayas, jefe de Destacamento de Misiones Especiales de la Brigada Móvil, este sistema de combate distingue a los integrantes de esa fuerza de las otras especialidades. Agregó el instructor, quien posee cinta marrón, que con la práctica el hombre se fortalece y gana confianza en sí mismo al vencer disímiles obstáculos.  

 

En las Tropas Especiales se estimula el entrenamiento a través del sistema de categorización. El primer nivel resulta obligatorio para todo el personal. Los soldados y aquellos que se incorporan a esa fuerza, procedentes de otras armas o especialidades, deben tener seis meses de permanencia para optar por el cinturón amarillo.

 

Las categorías son otorgadas en orden progresivo desde el cinturón amarillo hasta el rojo (grupo combativo), el cinturón marrón y negro (grupo metodológico) lo alcanzan a partir del cumplimiento de los requisitos establecidos en los documentos reglamentados.

 

Durante el aprendizaje, la fortaleza física resulta una exigencia pues para ellos no existen límites, así lo consideró el primer teniente Juan José Aguilar Corrales, jefe de grupo de Misiones Especiales del regimiento de Tropas Especiales de Santiago de cuba, quien en el momento de la entrevista recibía clases para formarse como instructor.

 

Fuera de los mitos, los hombres y mujeres que lo practiquen adquieren condiciones y habilidades para convertir su cuerpo en un arma. El sargento de segunda Ornerys Cóleman Mustelier, jefe del subgrupo de Lanzacohetes del destacamento de Misiones Especiales, ostenta la cinta azul y aseguró que la preparación general se basa en un entrenamiento progresivo, donde aprenden y fusionan numerosas habilidades y combinaciones técnicas de golpeo, lanzamiento de pinchos, estrellas, esgrima con fusil, manejo de palos, cañas de bambú, cuchillos, pala de infantería, escalar paredes, subir soga, tubos… a sobrevivir en las situaciones más adversas.

 

A través del Kioksul no solo asimilan las destrezas de distintas artes marciales sino también, los valores ancestrales de ellas. “La maestría se obtiene con la madurez, profesionalidad. El maestro debe ser modesto, respetuoso y emplear sus conocimientos en beneficio de los demás”, así lo aseveró el sargento de primera Oscar Elías González, cinturón negro primer nivel e instructor de Preparación Física y Sanitario Mayor del citado destacamento.

  • El sargento de primera profesional Sergio Soto tiene como premisa transmitir una férrea disciplina y valores éticos.

  • Aprenden a encontrar el momento correcto para el golpe o la proyección ideal.

  • Las FAR realiza todos los años un examen nacional de categorización, además de un concentrado para elevar, ratificar o suspender la categoría de maestros e instructores.

  • En este sistema de combate se emplean todas las partes del cuerpo. Foto: Bega

  • Anualmente efectúan competencias de base territorial y nacional donde seleccionan a los mejores, estas se rigen por una base reglamentaria.

  • En primer plano aparece el sargento de primera Oscar Elías González, quien refirió que esta posición de combate, denominada en coreano uke-uye washison-chase, resulta básica para realizar ataques tanto con armas blancas o sin ellas.

Se han publicado 2 Comentarios

Comentarios

En este sitio no se admiten comentarios que violen, incumplan o inciten a romper legislaciones cubanas vigentes o atenten y dañen el prestigio de alguna personalidad o institución, así como tampoco aquellos que contengan frases obsenas, groseras o vulgares. Verde Olivo se reserva el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas antes expuestas.

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que se muestran en la imágen.
Imagen de Anónimo
Imagen de Elmys