Libros

Para entender este libro, basta con analizar un hecho en particular, y el resto de las páginas —lo confieso—, solo sería una reiteración, una especie de “déjà vu”, de algo que se repite y se repite, aunque cambie de idioma, de país, y hasta de gobierno.

Con el propósito de develar tales cuestiones Omar Felipe Mauri Sierra, escritor y profesor de Literatura, ofrece al público la obra Cuando canta la mañana. El libro, bajo el sello de la Casa Editorial Verde Olivo, promete deleitar a los lectores haciendo uso de una poderosa herramienta: la historieta.

Nuestro Apóstol expresó: «En los Andes puede estar el pedestal de nuestra libertad, pero el corazón de nuestra libertad está en nuestras mujeres»1. Vestidas de Patria, bajo el sello de la Casa Editorial Verde Olivo, invita a los amantes de la lectura a desempolvar viejas historias cargadas de heroísmo, que tienen como principal protagonista a la mujer cubana. Para ello, Olivia Diago Izquierdo, su autora, ha hurgado en este apasionante tema insuficientemente abordado.

 

 

Hildelisa Díaz Gil, la autora, ha asumido el reto de escribir para los niños sobre un tema de vital trascendencia. Los tiempos actuales y los que están por venir requieren de obras como estas. Transitamos en momentos en que la guerra de los símbolos parece ocupar todos los espacios disponibles; la colonización cultural y hegemónica del imperio se encamina a cubrir con su contenido la mente de los más variados sectores y grupos sociales para borrar su memoria histórica y americanizar sus mentes y sus conductas y con ello doblegar el espíritu de rebeldía, independencia y solidaridad de los pueblos y hacer más fácil el camino de la dominación. Cuba no escapa de tales propósitos.

La Revolución comienza ahora, nacida de la pluma de Georgina Leyva Pagán. El volumen, bajo el sello de la Casa Editorial Verde Olivo, ofrece al público lector un recuento histórico orientado por el Líder Histórico a la autora.

Armado con una prosa sincera y limpia, el texto constituye un viaje indispensable por los primeros días del triunfo. Esta Revolución comienza, se renueva y vence todos los días.

En octubre de 1868, cuando Bayamo se convirtió en la primera ciudad libre de Cuba, Perucho reprodujo de memoria, a solicitud de la entusiasta multitud, aquellos versos que fueron pasando de mano en mano y que, tiempo después, reconoceríamos como nuestro Himno Nacional.

Páginas