Allí, donde más se crecen

24 de Noviembre de 2022

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Llegar a la mayoría de edad es siempre motivo de alegría y regocijo. Para los cubanos significa, además, que ha llegado el momento de cumplir con el Servicio Militar Activo (SMA), como parte del deber sagrado que constituye la defensa dela Patria socialista.Las variaciones en sus estilos de vida, rutinas y costumbres son características que vienen ligadas a este proceso.

 

El entrenamiento constante los identifica, pues se preparan para vencer al enemigo en condiciones complejas donde la resistencia física, el desarrollo de la fuerza, destreza, rapidez, iniciativa y tenacidad resultan elementos imprescindibles para lograrlo.

 

Un acercamiento a las actividades en la Gran Unidad de Tanques de la Gloria Combativa Rescate de Sanguily, Orden Antonio Maceo, nos permite conocer las particularidades de esta etapa. Jóvenes de todos los rincones de la Isla llegan hasta allí como parte del SMA, y la experiencia, sin dudas, les transforma la vida.

 

Preparando el terreno

 

El eco que provoca el “¡De pieee!” inunda el dormitorio e indica el comienzo de un nuevo día. Los rostros somnolientos se disponen a vestirse rápidamente para salir a cumplir con el entrenamiento matutino. Al concluir se incorporan nuevamente a sus dormitorios y,luego de asearse y alistar el orden interior, proceden a desayunar. Después se dirigen al área de formación.

 

Estas son las primeras actividades que experimentan los soldados en una unidad militar. El cumplimiento estricto del horario del díaes una de las cuestiones adaptativas más difíciles para ellos, pues supone un impacto en sus costumbres.

 

Los primeros días son un torbellino. Hay mucho que aprender. Los saludos, pasos y marchas, grados militares… Todo es nuevo. El espejo los proyecta irreconocibles, con pantalón y camisa de campaña, botas y gorra. Aquí se forjarán.

 

Herederos de la caballería mambisa

 

Sembrar habilidades y valores no es tarea sencilla, pero el accionar diario de los integrantes de la unidad augura buenos resultados.

 

Enmarcados en una rigurosa planificación basada en los documentos rectores, transitan por las diferentes estructuras: dotación, pelotón y compañía.

 

“El horario del día está previsto para que los combatientes alcancen el nivel requerido en cada ejercicio o maniobra. Durante su permanencia en la unidad experimentan variaciones psíquicas y físicas”, explicó el teniente José Guillermo La Rosa, jefe de pelotón de tanques.

 

Ser ejemplo personal constituye una premisa. Sus subordinados ven en ellos una guía pues los jefes son los primeros en todo. Ese sentido de la vida, que inculca patriotismo y fidelidad, impulsa a las nuevas generaciones a insertarse en cada tarea asignada.

 

El soldado Geovanis Torres Mulen concluyó su etapa de Preparación Básica y ahora está inmerso en un curso para convertirse en conductor mecánico de tanques. Sobre sus experiencias expresó: “Ha sido interesante porque nunca me imaginétener esta posibilidad. A la hora de conducir me siento emocionado. Es diferente a un auto, por las dimensiones obvias, pero es bastante manejable. Resulta muy útil el trabajo en equipo, pues te enseña a colaborar con la dotación, hermanándote a tus compañeros”.

 

Por su parte el sargento de tercera Francisco Oramas de la Paz, artillero, refirió: “Las clases que he recibido han sido muy buenas. He aprendido, mediante los diferentes entrenamientos, a prepararme para el combate. Para mí es un orgullo estar aquí, pues siento que me forma para enfrentar la vida, además de ser un deber quecumplimos todos cuando llegamos a los dieciocho años”.

 

Si de salud se trata

 

Una característica indispensable de la atención a los soldados resulta el velar por su salud. Para ello el Puesto Médico de Salud cumple con las funciones necesarias para proporcionar un servicio de calidad.Todo un equipo de médicos, enfermeras y especialistas, junto a la Comisión Médica del Hospital Militar Central Doctor Luis Díaz Soto, Orden Carlos J. Finlay, cumplen con este propósito.

 

Compuesto por locales de Estomatología, Esterilización, Medicina Nacional y Tradicional, Cuerpo de Guardia, Laboratorio Clínico, Fisioterapia y Sala de Hospitalización, la edificación permite a los soldados, además, una capacitación para desempeñarse como sanitarios.

 

“Prestamos el servicio de urgencias. Asistimos como ayudantes de enfermería, canalizamos venas, realizamos curas, medimos presión, temperatura… siempre con la asesoría del personal médico profesional”, acotó el soldado Antonio Rafael Carmona Hernández, sanitario mayor.

 

Sembrando saberes

 

Con un programa de estudio planificado, la docencia constituye un punto fuerte en la vida de los soldados. Con este propósito se integran nueve asignaturas. Entre ellas sobresalen la Preparación Táctica, de Tiro, Física e Infantería como las principales materias, aunque también se les imparten Preparación Política, Reglamento, Jurídica, Ingeniería y Protección contra las Armas de Exterminio en Masa.

 

“Las clases diarias fortalecen el aprendizaje de estos jóvenes que continuarán perfeccionándose en las diferentes unidades a las que sean asignados. Es importante el empeño en sembrar saberes desde el primer día, no solo en cuestiones militares, sino influir en otros asuntos como caminar, comportase y expresarse correctamente”, aseguró el capitán Máximo Montero Torné, jefe de compañía.

 

Otra oportunidad que brinda las FAR a los jóvenes y que ofrece sus frutos es el Curso de Sargentos Profesionales Instructores. Oniel Rivero Fonseca, quien se desempeña hoy como jefe de pelotón, ostenta este rango y proviene de las filas del SMA.

 

Mientras conversa rememora aquellos días del año 2019 en los que tomó la decisión que marcó el rumbo de su historia profesional. Él tampoco olvida sus primeros momentos y sabe de primera mano de la importancia del trabajo con los jóvenes de nuevo ingreso.

 

“Es muy especial enseñarlos y guiarlos como hicieron conmigo mis jefes. Para ello es fundamental el buen trato basado en relaciones de respeto, control y ayuda a los subordinados”, ratificó.

 

Cuando se inculcan valores en los pinos nuevos se pulsan las cuerdas del futuro y se imprimen en la personalidad rasgos que permitirán una conducta íntegra.Bajo esta responsabilidad forman hombres y mujeres de bien, que ponen a un lado las comodidades del hogar y se alistan para resguardar cada palmo de la tierra que los vio nacer. Allí, en donde más se crecen, se saben valiosos.

 

  • El Club de Sargentos y Soldados resulta una opción para la recreación y el esparcimiento. Foto: Roberto Garaicoa Martínez

  • “Tratamos de hermanar a los soldados, pues ellos son una dotación de cuatro, pero dentro del medio blindado funcionan como uno solo. La unidad deviene factor indispensable para el cumplimiento de las misiones y tareas”, comentó el teniente coronel Jesús Medina Fernández. Foto: Roberto Garaicoa Martínez

  • La Preparación Física dota a los reclutas de fuerza, resistencia y destreza para el cumplimiento de futuras misiones. Foto: Roberto Garaicoa Martínez

  • El empleo de la base material de estudio enriquece la impartición de las clases y el aprendizaje. Foto: Roberto Garaicoa Martínez

  • “Nuestro Puesto Médico de Salud cuenta con salas de Estomatología, Esterilización, Medicina Nacional y Tradicional, Cuerpo de Guardia, Laboratorio Clínico, Fisioterapia y Hospitalización”, mencionó Antonio Rafael Carmona Hernández. Foto: Roberto Garaicoa Martínez

  • “Nuestro Puesto Médico de Salud cuenta con salas de Estomatología, Esterilización, Medicina Nacional y Tradicional, Cuerpo de Guardia, Laboratorio Clínico, Fisioterapia y Hospitalización”, mencionó Antonio Rafael Carmona Hernández. Foto: Roberto Garaicoa Martínez

  • “Yo veo el Servicio Militar Activo como un proceso necesario, positivo y honrado, porque constituye la oportunidad de aprender a defender el país”, comentó el soldado Geovanis Torres Mulen. Foto: Roberto Garaicoa Martínez

  • “La preocupación de nuestros jefes hacia nosotros es constante, ellos siempre están pensando en cómo mejorar nuestras condiciones de vida”, manifestó Francisco Oramas de la Paz. Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Comentarios

En este sitio no se admiten comentarios que violen, incumplan o inciten a romper legislaciones cubanas vigentes o atenten y dañen el prestigio de alguna personalidad o institución, así como tampoco aquellos que contengan frases obsenas, groseras o vulgares. Verde Olivo se reserva el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas antes expuestas.

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que se muestran en la imágen.